Música en la trama y como elemento rítmico: Mi Gran Noche

Bueno bueno… pues esta vez voy a súper-recomendarte una peli que me ha encantado y que está recién salidita del horno: Mi Gran Noche, la última joyita de Álex de la Iglesia. Estoy fascinada con todo lo que contiene: montaje espectacular, interpretaciones que se salen por parte de un reparto exquisito (están todos sembradísimos, creo que no se puede poner ni un solo pero en este aspecto), un guión que no te deja parar de reírte en toda la peli… pero bueno, más allá de que el conjunto me haya vuelto loquísima, te diré que, a nivel musical me parece que tiene un tratamiento muy interesante y muy acertado. Creo que los arreglos y la música original de Joan Valent son impresionantes, además de un pilar fundamental para que esta película funcione tan bien.

En primer lugar, ya desde el título se prevé que la música va a tener una importancia vital en la trama. De hecho, es el elemento vertebrador, ya que los números musicales y la industria musical en sí tienen un papel decisivo en el desarrollo del argumento. Se hace por tanto un uso casi constante de la música diegética (aquélla que forma parte de la historia). Las actuaciones musicales están perfectamente acompañadas de un montaje de imagen muy dinámico, de manera que la percepción que nos deja es mucho más trepidante de lo que sería sin ese power-combo de imagen-sonido. Todavía estoy impactada por la coreografía inicial, no apta para epilépticos… (nota mental: no es una peli para ver en las cinco primeras filas del cine).

Pero lo realmente complicado de esta cinta es mantener ese ritmo tan dinámico durante todo el metraje. Todo ocurre prácticamente en un mismo espacio cerrado, y aunque es una obra coral con grandes actores, aquí es donde el uso de la música es un recurso fundamental para imprimir ritmo a la imagen. Mi Gran Noche (2015) es una peli cargadísima de música, nada que ver con otros filmes comentados en entradas anteriores por su parquedad musical. Y creo que lo realmente mágico que tiene es que, lejos de cansar o saturar al espectador, la música realiza una doble función: por un lado, nos traslada al escenario del rodaje (hay momentos en los que casi participas de la vorágine que ocurre en pantalla); y por otro, nos mantiene alerta y como de “subidón”; ya que hace que percibamos la trama con un ritmo incesante y que no decaiga nunca el interés aunque el escenario sea casi siempre el mismo.

En fin, pues aquí te de dejo el tráiler para que eches un vistacito… a mi desde luego me ha encantado, y a nivel musical pienso que está curradísima y súper acertada. Enjoy it! ;D