El nuevo cine y la diégesis

Últimamente he visto algunas pelis que me han llamado la atención porque la música original que utilizaban era muy escasa, prácticamente inexistente. Esto no significa que no llevaran música, sino que lo que se empleaba como recurso en casi toda la peli era el uso de la Música Diegética. Esto que suena tan rimbombante en realidad es un concepto bastante sencillo: la Música Diegética es aquélla que forma parte de la historia que se cuenta en la pantalla. No tiene por qué ser protagonista, simplemente con que aparezca en un segundo plano un músico callejero, o  con que suene una radio de fondo ya se considera diegético. Es algo así como la música que brota de la peli de forma buscada o casual. No consideramos diegética a la música original al uso, es decir, a la que se añade a la imagen para enriquecer, filtrar, contextualizar (mil cosas de las que ya hablaremos en otras entradas)…pero que suena en Off y que por supuesto los personajes no pueden oír dentro de la historia narrada.

Pues bien, volviendo al tema de la parquedad musical, hay un par de pelis que me han llamado especialmente la atención.

En primer lugar, y en mi opinión con un uso de la música diegética bastante oportuno y bien elegido, me llamó la atención La vida de Adele (Abdellatif Kechiche, 2013). Los temas que aparecen en el film son arreglos o temas preexistentes, y prácticamente siempre que suenan es porque forman parte de la historia; pero en general es una peli bastante parca en música y muy centrada en el diálogo y las miradas. Aquí tenemos un ejemplo de música diegética en una de las secuencias:

 

 

Otra peli que me llamó mucho la atención en cuanto a la “desnudez” sonora es Caníbal (Martín Cuenca, 2013). Mucho más escasa en cuanto a música que la anterior, se limita a hacer sonar de fondo desde la radio del protagonista (un descomunal Antonio de la Torre) diferentes piezas de Bach (¿quizás un guiño a Hannibal Lecter y su obsesión por las Variaciones Goldberg?) o una saeta desde la calle que nos sitúa en plena semana santa granadina. Lo cierto es que no sabría decir si este recurso es para subrayar la crudeza del film o también integra una medida de ahorro en el presupuesto en Música Original…pero sea como sea, funciona porque hace la historia aún más fría.

 

 

Pero no todas las pelis que emplean este recurso lo hacen para añadir crudeza. Algunas se centran en la Música como protagonista, convirtiendo por tanto la música diegética en su recurso más utilizado para llenar y conducir la historia. De esta manera, se consigue que el discurso no sea tan seco ni tan duro como en el ejemplo anterior, y que la música se integre de manera natural en la trama. Para terminar, vamos a echarle un vistazo a una pequeña gran peli que me encantó en este sentido. Fue Todos están muertos (Beatriz Sanchís, 2014), donde el tema De Viaje de Los Planetas inunda muchos de sus fotogramas convirtiéndose en una declaración de intenciones. Me parece digna de mención la Canción Original Corazón Automático (Akrobats), también incluída diegéticamente en el film  y muy bien interpretada por unos Elena Anaya y Nahuel Pérez Biscayart magistralmente inmersos en la Movida Madrileña. En mi opinión, es un tema muy bien construido que clava el estilo ochentero, y no entendí cómo no fue nominado a Mejor Canción Original en la edición de 2015 de los premios Goya